Deja un comentario

Cuando la familia no es suficiente

Mucha familia hubo anoche en el Albéniz de Madrid. Artistas de familia en el escenario y familia de los artistas en la platea. La noche tenía como título genérico El Rastro, cuna flamenca, en el marco del festival SUMA Flamenca y pretendía ser una representación en dos partes del arte gitano madrileño, concentrado en la zona de la capital en la que se instala cada domingo el mercadillo que dio nombre a la sesión.

La primera parte estaba consagrada al baile, con José Maya y Lola Greco. Ambos, de familias de artistas. El espectáculo, titulado El velero de las rosas quiero, sigue un poco la estela innovadora de artistas como Canales o Amargo, no tanto flamenco, aunque mucho baile. Lo mejor de Maya es su juventud, sin duda, que con los años debe transformarse en mejor hacer, porque bailar, baila. De la puesta en escena, además de momentos del baile de Maya por bulerías en los que sí mostró lo que sabe hacer, me quedo con la percusión de Lucky Losada, que por momentos llegaba a comerse al resto de los músicos. Losada, formado en la escuela madrileña de Amor de Dios, igual que el bailaor protagonista, pertenece a una familia de artistas y en el escenario domina lo suyo y el espectáculo, hasta el punto de marcarse su propia pataíta en uno de los interludios musicales que intercalaron en el baile.

También me quedo con el calor de la grada. El ambiente era de cualquier tarde en la plaza de Cascorro, o en Ribera de Curtidores. Todos guapísimos y todos entusiasmados con lo que estaban viendo.

La segunda parte no lució tanto, en parte porque mucha de la gente que acudió no supo distinguir que había dos partes y en el descanso pensó que estaba terminado y se marchó. Antonio Carbonell, hermano de la mujer del también cantaor, Enrique Morente, hizo un repertorio basado fundamentalmente en la bulería, en el que destacó sobre todo su guitarrista.

El plato fuerte fue la expectación que levantó con la presencia de su jovencísimo sobrino, Enrique Morente. Enrique Morente hijo, tuvo que aclarar ante la confusión generada. Al joven Morente le queda mucho que aprender todavía tanto de su padre, cuyo nombre está entre los grandes por derecho propio, como de su hermana Estrella, una gran cantaora y que actuó en el mismo escenario tres días antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: