Deja un comentario

Baile de raza

Farruco inauguró la saga. No fue Antonio Montoya Flores, fallecido en Sevilla en 1997, el primero de su familia en dedicarse al flamenco. Era sobrino nieto del guitarrista Manuel Montoya, y su madre, de la que heredó el apodo, también bailaba, pero fue él el patriarca de una familia de bailaores singulares. Con un estilo netamente gitano, a Farruco le gustaba el baile corto, con energía, con rabia, directo y sin adornos. No era amigo de coreografías, ni de grandes elocuencias. Su baile era sobrio y por derecho.

Su gente mantiene la herencia del patriarca. Sus nietos (tuvo doce, y casi todos bailan), pero también dos de sus hijas (tuvo tres y un hijo que murió en accidente de coche con 18 años): Pilar Montoya, Faraona, de 46 años, y Rosario Montoya, Farruca, de 44. Ambas presentaron anoche, en los Jardines de Sabatini de la capital, un espectáculo coreografiado y dirigido por Farruca, en el marco del festival Los Veranos de la Villa, llamado De Farruca a Faraona, cuyo estreno absoluto tuvo lugar en Lebrija el pasado mes de enero.

Farruca y Faraona vivieron desde muy niñas el flamenco más gitano en su casa, y también desde muy pronto, subieron a los escenarios. Han acompañado a figuras como El Güito, Manuela Carrasco o Antonio Canales y, por supuesto, a su padre. Más tarde, estuvieron también en el primer espectáculo del primogénito de Farruca, Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito y han seguido apareciendo, hasta ahora, en los espectáculos del bailaor, llamado a suceder en grandeza a su abuelo.

Las dos dejaron de bailar cuando murió Farruco y regresaron a los escenarios después de guardar luto. Pero la tragedia hizo que Farruca dejara de bailar de nuevo. Su marido, el cantaor Juan Fernández, El Moreno, murió con 42 años, de un infarto cerebral, en un escenario de Buenos Aires. Farruquito se convirtió, con 20 años, en el patriarca de la familia, y después de tres años, volvió a llevar a su madre a los escenarios.

En la presentación de anoche estuvo como invitado especial otro de los hijos de Rosario, Antonio Fernández Montoya (Sevilla, 1988), que ha querido heredar el apodo de su abuelo. Farru ya ha estrenado en solitario, pero anoche quiso acompañar a las mujeres de su familia y a su primo, Antonio Moreno, El Polito, que con sólo 17 años apunta las maneras de sus antecesores.

Y mientras media familia actúa en Madrid, Farruquito, que con el tercer grado penitenciario obtenido hace unas semanas sólo tiene que presentarse en la cárcel dos veces al mes, presenta en Sevilla un nuevo espectáculo en solitario. Puro es el primero en el que el nieto de Farruco no está acompañado por ningún miembro de su familia, pero no por eso se aleja del baile de raza que le ha dado nombre. Con quien sí contará es con un colaborador de lujo, Manuel Molina. Farruquito eligió Palma de Mallorca para estrenarlo el pasado 24 de julio, y después de pasar por la plaza de toros de Jerez el próximo 15 de agosto, será uno de los platos fuertes de la Bienal de Flamenco de Sevilla. Ayer se presentó la fecha, el 12 de septiembre, en el Auditorio Rocío Jurado.

Entre los detalles dados a conocer en la presentación está el nombre de la productora del espectáculo, Opera & Flamenco Productions, que tiene la intención de encajarlo en teatros dedicados a la lírica que den espacio a otras artes en la próxima temporada. De momento, no se han dado a conocer fechas ni emplazamientos, pero parece que el bailaor regresa con toda la fuerza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: