Deja un comentario

‘Son de ayer’ en el Teatro Español

Mientras Sevilla se pone guapa para recibir la Bienal de Flamenco la semana que viene y calienta motores con los flamencos más jóvenes, en Madrid, el Teatro Español acoge este fin de semana (en sesiones de 20.30 y 22.30 viernes y sábado) un estreno, el de Son de ayer, primer trabajo discográfico del guitarrista Juan Antonio Suárez, Cano. Este barcelonés de alma extremeña y residencia sevillana ha elegido un espacio íntimo y cálido para presentar un disco en el que ha trabajado durante cinco años y que, como otros contemporáneos suyos, ha decidido sacar adelante por sí mismo, produciéndolo y financiándolo de su bolsillo.
Una seguiriya libre, creada para el montaje de Bodas de Sangre de Merche Esmeralda, abre el disco. Y es toda una declaración de intenciones, de lo que es y de lo que no es Canito. Un profundo respetuoso de la tradición, pero un guitarrista de su tiempo. Y tras la seguiriya, una canción a la que pone voz Lole Montoya, tangos, tanguillos, bulerías, una suite inspirada en el viaje de los flamencos que trajeron los aires de América. Y todo, pasado por su particular filtro.

“Sugiero entrar en esta grabación con inocencia y con respeto, porque quien nos espera ahí dentro es una criatura del dolor”. Con esas palabras define, en el libreto del disco, el arte de Cano el poeta y flamencólogo Félix Grande, quien pide acercarse a esta obra “ni el fundamentalismo de la ortodoxia ni el fundamentalismo de la modernidad… Aquí nos aguarda devoción a la música y libertad para buscar y ofrecer lo que ella tiene de consuelo, de fraternidad y de misterio”.

Y así lo demostró anoche en las dos primeras de un total de cuatro actuaciones que, en el Teatro Español de Madrid, servirán para presentar al público este debut. En el teatro, como en la grabación, Cano estuvo acompañado por su familia, que además del calor necesario para aplacar los nervios que afectaban al artista, pusieron arte y música en el escenario. Su primo Pablo Suárez, soberbio pianista que ha acompañado además a Cano en la composición de algunos de los cortes del disco y que anoche brilló por su elegancia, por el sonido flamenco de su piano, melódico y rímico. También la voz de miel de Juan de Pura, que cantó unos tangos en portugués del disco, Almaire, con dulzura y sutileza, y todo el arrojo de su gitanería. Y por el baile siempre preciso, siempre cargado de sentimiento de siempre y de hoy, de Rafaela Carrasco.

El broche de oro lo pusieron los mayores de la familia. La voz de Juan Suárez, Cachapín, padre del guitarrista, y de su tío, Dámaso Suárez, así como la guitarra de su tía Adela García, La Capachera, trajeron en El Punteo los aires de los tangos a la manera en que los hacen en las fiestas familiares de los gitanos extremeños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: