Deja un comentario

Plasticidad y dramaturgia

Comienzan los problemas de la Bienal de Flamenco y me temo que tiene más que ver con el exceso que con la falta. Mañana coinciden tres espectáculos de lujo. Farruquito, en el Auditorio Rocío Jurado. José Mercé, junto a Lola Greco, Fran Velasco y la Orquesta Sinfónica de Sevilla, poniendo jondura a La vida breve, de Manuel de Falla, en el Maestranza. Y un tercer plato fuerte, no tan mediático, pero que, como ha quedado claro en la presentación de hoy, es uno de los favoritos del director del festival, Domingo González.

Se trata de TI ME TA BLE (o el tiempo inevitable), un espectáculo de danza a cargo de Chloé Brûlé y Marco Vargas, dirigido por Antonio Campos y con las colaboraciones de lujo del cantaor Juan José Amador y el piano de Diego Amador quien, además, ha compuesto buena parte de la música del espectáculo. “Programar flamenco es relativamente fácil”, ha empezado a decir Domingo González. “Pero hay muy pocos espectáculos de baile que busquen una dramaturgia propia, innovadora, que salga de una narración cinematográfica”. Y entre esos pocos, está esta puesta en escena.

El cartel da una imagen muy potente, y tal como ha reconocido Campos, muy representativa de lo que se verá mañana. “Refleja la estética del espectáculo. Jugamos con elementos muy sencillos, pero movibles. Son los elementos esenciales, a los que se intenta sacar el máximo partido. La idea es que menos es más”.

Para él es un espectáculo de riesgo, teniendo en cuenta que viene del mundo del teatro y no del flamenco. “Trabajamos sobre la idea del tiempo, pero encontrar el hilo de la estructura ha sido un reto. Es una historia sintética, de concepto, que tiene una progresión, arranca de lo antiguo y culmina en lo más contemporáneo”.

González ha tenido palabras de elogio también para Juan José Amador, de quien ha dicho que, dada la puesta en escena de la obra, “es inevitable”, ya que, junto a Estrella Morente, es el único cantaor que llena la escena, que tiene presencia en el escenario, además de una potente voz. “Un auténtico animal de escena”. Él ha preferido rebajar las expectativas, explicando la dificultad de su actuación. “Es dificultoso porque no hay arropamiento de guitarras ni de palmas, es todo a capella, no hay afinación”.


Soleá, tangos, martinete, trilla, saeta, todo flamenco, pero reinterpretado de forma plástica, visual, la visión personal de los dos bailaores. “Nosotros lo que queremos es crear un clima, que la gente se olvide de que está sentada en un teatro”, ha explicado Chloé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: