Deja un comentario

Mario Maya se queda en Sevilla

Mario Maya (Córdoba 1937 – Sevilla, 2008), uno de los grandes bailaores del siglo XX, dejó de bailar durante la XV Bienal de Sevilla, en septiembre de 2008. Sin duda fue una gran pérdida para el flamenco, la de un genial bailaor y coreógrafo, que a pesar de la enfermedad que sufría seguía haciendo planes. En la Bienal tenía previsto presentar el Centro Flamenco de Estudios Escénicos Mario Maya, cuya sede se iba a ubicar en Carmona, además de otros proyectos. Pero no pudo ser.

Ahora, para recoger el legado que deja el maestro, su hija, la también bailaora Belén Maya, junto con otros familiares y los colaboradores más directos del artista, están trabajado en lo que será la Fundación Mario Maya. Uno de los puntos importantes era la ubicación de la sede, ya que el bailaor estaba muy vinculado sentimental y profesionalmente a tres ciudades andaluzas y las tres pretendían a la institución. Córdoba, ciudad en la que nació, Granada, en la que creció y Sevilla, en la que vivió los últimos 20 años de su vida. Finalmente es esta última la que se queda con la sede principal, aunque se estudia la manera en que las otras dos también recojan parte del legado.

La intención de los promotores de la fundación es continuar la labor que Maya estaba desarrollando y que quedó en el aire tras su fallecimiento. Por esto, el Centro de Estudios Escénicos será un elemento fundamental, pero también habrá un centro de documentación, dedicado a la investigación y una casa museo. Como se pretenden desarrollar varios ejes, la idea es que se repartan entre las tres. Así, el concejal de Cultura de Granada apuesta por la creación de un centro de investigación de danza en el corazón del Sacromonte.

Es poco probable que a estas alturas nadie sepa quién fue Mario Maya. Los homenajes al bailaor comenzaron en la misma Bienal. Enrique Morente, artista responsable de la gala de clausura del festival, dedicó su espectáculo a la memoria de Mario Maya y le cantó su particular réquiem en ella. Las páginas de los medios se llenaron con su biografía y el homenaje de sus compañeros de profesión. Pero por si aún alguien no le conoce, es importante decir que el artista comenzó a bailar en la cuevas del Sacromonte, que pudo seguir estudiando en Madrid gracias al dinero que una pintora que hizo un cuadro con su cara le regaló y que en Madrid pudo bailar acompañado del cante de Manolo Caracol antes de entrar en la compañía de Pilar López, que le convertiría en artista consagrado y haría despegar su carrera. Todo esto lo cuenta Roger Salas en un artículo que repasa su biografía en el diario El País.

Uno de los espectáculos que montó en su larga trayectoria profesional fue ¡Ay, Jondo!, con el que participó, en 1979, en la I Bienal de Flamenco de Sevilla. De aquel espectáculo queda este vídeo, interesante no sólo por mostrar su baile, sino también sus impresiones sobre el flamenco y el particular mundo de los gitanos andaluces…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: