Deja un comentario

Ojos de Brujo, un adelanto

Es cierto. No es un grupo de flamenco. Pero el flamenco es su base y lo llevan por medio mundo. En el circuito de World Music en el que se suele encajar el flamenco fuera de España es el grupo español que más vende. Han ganado un Grammy Latino como mejor grupo de flamenco y el premio de la BBC (que este año se han llevado Son de la Frontera) como mejor grupo europeo de World Music. Lo han logrado gracias a tres trabajos discográficos (cuatro, si contamos la versión en concierto de Techarí) editados por ellos mismos (menos el primero, Vengue), que también se encargan de todos los demás aspectos de la banda (contrataciones, promoción, etc).

Ahora, Ojos de Brujo anuncian su nuevo trabajo. Aocaná (que significa Ahora, en caló), saldrá a la venta el 17 de marzo. La gran novedad es que, por primera vez, lo distribuirá una discográfica multinacional, Warner music. La razón, la explicaba ayer Maxwell Wright (voces y percusión): “Ha sido una decisión difícil por el discurso que llevamos en cuanto a soltar nuestro producto y perder un poco el control. Pero cada vez la cosa abarcaba más y no podíamos ocuparnos de todo y hemos decidido hacer esto sólo por este disco, además que hay muy buen feeling con los de Warner”.

Este nuevo trabajo llega, según explicaba Wright ayer, después de un año sabático para la banda, en el que además de la paternidad y maternidad de algunos de los músicos, han tenido tiempo para seguir profundizando en el camino de la fusión que les gusta hacer. Ayer lo dieron a escuchar a un grupo reducido de medios de comunicación, con algunas de las canciones incluso sin mezclar todavía.

Lo que pudimos escuchar son doce temas con mucha rumba del estilo al que este grupo acostumbra hacer, mezclada con elementos de música cubana y también de música india. En relación a su anterior trabajo,Techarí, este disco parece -a priori, en espera de escuchar el resultado final- menos arriesgado, con más melodías y menos voces rapeadas (las rimas de Max Wright, de hecho, sólo aparecen en un tema). Las letras continúan la línea del trabajo anterior: optimismo ante la vida y denuncias sociales.

Colaboraciones potentes

Trae colaboraciones muy potentes y muy variadas entre sí. El piano flamenco-jazz del gaditano Chano Domínguez en Correveidile, una canción con una base de soleá por bulería que habla sobre las mujeres de la República, por ejemplo. “Con Chano siempre nos veíamos en aeropuertos y giras y decíamos que teníamos que hacer algo juntos y por fin hemos podido hacerlo. Es una colaboración muy buscada”, dice Max.

La colaboración más flamenca está en uno de los temas más potentes del disco, Tantas Flores. Es la del cantaor Duquende, que en la versión escuchada ayer arranca con unos ayeos que dan ganas de romperse la camisa y paraliza al mismo tiempo. Los quejíos sufridos del catalán se mezclan con otros hechos por una voz india, una voz que pertenece al grupo Karnataka College o Percussion, formación que ya colaboró con uno de los músicos de Ojos de Brujo, Xavier Turull (percusión), que antes de pertenecer a este grupo formó parte de Amalgama, “una referencia para nosotros en la fusión de flamenco con otras músicas”, dice Max.

También está el rapero sevillano Tote King, que pone sus rimas en Donde te has metío, una “rumba funkie”, según Wright. Hay otro rapero en la lista de colaboraciones, el cubano Kumar, que pone su voz en un tema titulado como la película documental Una verdad incómoda de Al Gore. “Es la canción más oscura del disco quizás, habla de las verdades incómodas de las que no se suele hablar, no sólo el cambio climático”, dice Wright.

Y sin salir de Cuba invitan a participar en este nuevo disco a los Van Van en Busca lo bueno, una rumba que Ramón Giménez (guitarra flamenca) describe como “un tema de ida y vuelta, vuelta e ida otra vez”. Giménez explica que han querido revolucionar el compás que trae la música de este grupo cubano inventando sus propias estructuras métricas, al punto que los músicos casi se volvieron locos en la grabación buscando la pauta.

Además de los temas que cuentan con colaboraciones destacan dos canciones más en el trabajo. Nueva vida, escrito por Marina Abad (cantante) durante su embarazo. Un canto de amor a su hijo que arranca con un sampler de Lole Montoya gritando el “niño” con el que arranca Un cuento para mi niño, de Lole y Manuel. Es una canción tanquila, con una base por tangos y con la colaboración de Horacio el Negro a la batería.

El otro tema destacable es una bulería electrónica, prácticamente instrumental, que parte de una bulería escrita por Paco Lomeña (guitarra flamenca) a la que se le han añadido, de fondo, bases de percusión, básicamente. “Es la herencia que tenemos de la electrónica de los 80 y sigue un poco la tradición de Ojos de Brujo de fusionar el flamenco con la electrónica”, dice Max. “La idea es que la electrónica no mande, sino que acompañe a un elemento muy acústico”.

Hasta marzo no podremos disfrutar de este nuevo trabajo. Ese mismo mes lo pondrán sobre los escenarios, con una gira que arranca en Madrid y que los llevará, de momento, a Barcelona, Zaragoza, Bilbao, Lyon, Ámsterdam y Miranda de Ebro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: