Deja un comentario

Claros y oscuros del Festival Caja Madrid

Anoche se cerró, con las actuaciones de José Mercé y Paco Cepero, la edición décimo séptima del Festival de Flamenco Caja Madrid, un encuentro centrado en el cante y que este año, como gran novedad, ha cambiado de sede. El cierre del Teatro Albéniz de la capital ha forzado el cambio de ubicación a los Teatros del Canal, estrenados unos días antes del inicio del festival. El cambio de ubicación forzó también el cambio de fecha, ya que, sin teatro no hay espectáculo. Un festival que normalmente se celebra a finales de enero se ha retrasado un mes, coincidiendo en fechas con otro gran festival en una de las capitales de este arte, el de Jerez de la Frontera (que finaliza el sábado 14 de marzo).

Justamente estas dos cuestiones, el cambio de fecha y el de ubicación, son, en mi opinión, las mayores sombras del festival y no dependen directamente de la organización, me queda claro. El nuevo emplazamiento, más allá del lugar físico donde está localizado (que puede dar para todos los gustos), cuenta con una acústica impecable, es cierto, pero no es un lugar adecuado para un recital clásico de flamenco como los que han llenado el cartel de este festival.

Ni el espacio, un cuadrilátero con público por todos los lados (un recital de flamenco, con los músicos sentados en sillas de enea, no se me hace lo más acertado si uno ha pagado su entrada como todos los demás y se ve forzado a sentarse en las espaldas de los artistas), ni la incomodidad del patio de butacas, con asientos demasiado estrechos y una balconada de visibilidad imposible son los adecuados para recitales que, en el mejor de los casos, duraron tres horas. “Que me cobren más por las entradas, pero que se vea”, decía un asistente enojado.

Otro de los oscuros, recitales tan extensos. Lo interesante del flamenco es justamente poder deleitarse con el arte del que actúa, sin prisas, sin relojes. Todos los artistas que han participado en esta edición merecían dedicación y escucha atenta del público asistente, quizás hubiese sido más interesante alargar los recitales en fechas y no en horas de tan sólo cuatro jornadas.

Ninguna de estas incomodidades, sin embargo, parece haber importado al público, una de las luces del festival sin duda. Si bien es cierto que el único lleno tuvo lugar la primera jornada, que encabezó Miguel Poveda, el éxito de público ha quedado patente en todas las demás fechas (con El Pele, Canela de San Roque y José Mercé de cabezas de cartel), una de las preocupaciones de Antonio Rey, organizador del festival a través de Cultyart, y su equipo.

Es cierto, si uno habla de lo incómodo de los asientos o de las fechas quiere decir que en lo artístico hay poco que decir. Sin duda creo que ha sido un gran festival. El cartel ha combinado nombres más conocidos con otros que lo son menos en la capital y todos han ofrecido lo mejor de ellos mismos. Mi felicitación a la organización por esto va por delante de todo lo demás.

El descubrimiento o el reencuentro (para los que sí los conocían) con el arte de Paco del Pozo, Argentina, María José Pérez, Cancanilla de Marbella y Canela de San Roque ha sido un acierto total. Los nombres más conocidos (Miguel Poveda, Marina Heredia, El Pele, La Macanita, José Mercé y Paco Cepero) estuvieron a la altura de lo que se esperaba de ellos, si no por encima. Ha sido un festival en el que las voces jóvenes han brillado especialmente (sin desmerecer a los cantaores de más edad), lo que sin duda llenará de alegría a los aficionados más preocupados por el futuro de este arte…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: