Deja un comentario

Juan Gómez, Flamenco cabal

Afición, oficio y conocimiento. Son los mejores adjetivos para definir a Juan Gómez Belmonte, un cantaor almeriense que, con 66 años, publica su primer trabajo discográfico, ‘Flamenco Cabal’. Es una coproducción entre la editorial <a href=”http://www.lahidradelerna.com/&#8221; title=”http://www.lahidradelerna.com/&#8221; id=link_0 target=blank>La Hidra de Lerna</a> y el sello discográfico de <a href=”http://www.enriquemorente.com ” title=”http://www.enriquemorente.com ” id=link_1 target=blank>Enrique Morente</a>, <a href=”http://www.discosprobeticos.com/&#8221; title=”http://www.discosprobeticos.com/&#8221; id=link_2 target=blank>Discos Probeticos</a>, grabado en directo en una peña, la de <strong>El Morato de Almería</strong>, en julio de 2008 y producido por Marcos Escánez Carrillo.

Tiene Juan Gómez un eco profundo, natural, sincero y cargado de intensidad, que recuerda en algunos momentos a Chocolate. Es directo en el cante, dándole su tiempo, cargado de dolor. Una voz que llena las estancias de sonidos negros. Decía hace poco Dorantes, en un recital en Madrid en el Auditorio Nacional, que es necesario que el flamenco llene los grandes teatros, pero también que llene las habitaciones. La cita me viene a la cabeza para presentar el disco de Juan Gómez, un disco para disfrutar del flamenco más tradicional de una forma recogida, íntima, cercana. El disco tiene una producción sencilla, del flamenco más tradicional. El eco de Gómez, la guitarra de Antonio Luis López (nacido en Almería en 1979 y profesor de guitarra flamenca en el Conservatorio Arturo Soria de Madrid, además de guitarrista profesional) y el acompañamiento de las palmas en los palos más festeros.
Gómez Belmonte canta en este trabajo por soleá, por malagueña, parralera y verdial, por tangos de Almería y fandangos mineros, tientos de Cádiz y tangos de Triana, fandangos viejos, bambera, peteneras, seguiriyas de Jerez y cabal y tonás. Toda una exhibición de sus conocimientos de cantaor largo, de un arte que le ha acompañado desde niño, en el barrio de Pescadería en el que nació, en un tiempo en el que no todas las familias contaban con equipos de reproducción de música y el flamenco se aprendía en las largas reuniones familiares o de aficionados.
Escucha aquí Siempre tengo que pasar, por Juan Gómez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: