Deja un comentario

Juventud y vejez en La Moneta

“Cuando vi bailar por primera vez a Fuensanta, que es una bailaora joven, vi a una anciana, no de aspecto, sino de baile, con una forma de bailar de hace muchísimos años. Una fuerza, una garra, una juventud insultante dentro del envejecimiento del personaje en escena… Es una bomba”. No hay mejor descripción para las formas de Fuensanta Fresneda Galera, Fuensanta La Moneta (Granada, 1984) que esta que hace su director de escena en De entre la luna y los hombres, Hansel Cereza.
Anoche estrenó el espectáculo en Madrid, en el Teatro de la Zarzuela, donde estará hasta el próximo día 15 de este mes. Con este espectáculo, que es el primero que monta en solitario, La Moneta pide su espacio entre las bailaoras. La joven granadina quiere dejar de ser una promesa y consolidar su estilo y, con una escenografía cuidada, una música creada para la ocasión y una coreografía que la define encima del escenario, La Moneta comienza a sonar un poco más fuerte.

Es una de las bailaoras actuales favoritas del también bailaor Farruquito. Y no hay que preguntar por qué. Es una bailaora de raza (sin ser gitana), que lleva a gala su fuerza en el escenario, el brío, el nerviosismo y las formas más ortodoxas. Se crió, para el baile, en las zambras del Sacromonte granadino. Pasó también por el Festival Internacional de Cante de Las Minas, en La Unión, donde logró, en 2003, el premio El Desplante (máximo galardón para baile). A pesar de su juventud, ha pisado algunos de los escenarios más importantes para el flamenco, como la Bienal de Flamenco de Sevilla. Y acaba de estar en la Bienal de Salzburgo, donde el flamenco ha sonado por primera vez, y en el XIII Festival de Jerez.

La Moneta defiende la tradición, pero no olvida que es una bailaora joven y, como tal, quiere innovar en su puesta en escena. En la presentación en Madrid de De entre la luna y los hombres explicaba que, hasta ahora, ha trabajado un formato más tradicional de baile flamenco y que, con este nuevo montaje, sin dejar de hacer un baile ortodoxo, “el cuerpo me pedía algo más”. Y apunta: “Éste es un buen momento para el flamenco. Hay muchísima afición y la gente no se olvida de lo que significa este arte. Pero también somos jóvenes, tenemos que ir acordes con los tiempos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: