Deja un comentario

La vuelta de La Macanita

Tomasa Guerrero, más conocida como La Macanita, está de estreno. Este mes se pone a la venta su quinto álbum, Sólo por eso, producido por Ricardo Pachón. La Macanita, que heredó de su padre, el Macano, las facultades y el arte para cantar, tiene una extensa trayectoria. Debutó con tan solo cuatro años, en la serie documental de televisión Rito y geografía del cante, cantando y bailando por bulerías. Después de aquella primera y prematura experiencia, la Macanita cantó muchos villancicos jerezanos, netamente flamencos, estilo en el que destaca como pocas. Pero eso no le impidió ser, además, una de las cantaoras que mejor representa el cante en su vertiente más tradicional. Su eco es puro, ronco y suena a rancio, a los gitanos de Santiago.

En su disco nuevo La Macanita ofrece los palos que mejor domina: bulerías, soleá, soleá por bulerías (con una letra de Carlos Lencero dedicada al cantaor Chocolate), una seguiriya de escalofrío, tangos y también unos tientos-zambra. Todo desde una visión abierta, salpicada de otras músicas. Hace una versión del Cai, de Alejandro Sanz, que popularizó hace algunos años la Niña Pastori. También de La Paquera de Jerez, con los tientos-zambra, Maldigo tus ojos verdes. Le acompañan en este viaje sonoro las guitarras de Moraíto Chico, su hijo Diego del Morao y Manuel Parrilla, tres de los mejores representantes actuales del toque jerezano. También ofrecen ropaje rítmico las palmas de Chícharo, Gregorio y el Bo y los coros de las hermanas Peligro. Pero además, aparecen aquí algunos viejos conocidos del flamenco que dan un envoltorio más fresco al cante de la hija del Macano: la guitarra eléctrica de Charly Cepeda, el bajo de Manolo Nieto, la batería de Jimmy González y el teclado de Álvaro Gandul.

Este trabajo, como los anteriores, hace una fotografía, una muestra, de los niveles que la cantaora alcanza cuando está encima en un escenario. Para acercarse a su cante hay que verla cantar en las distancias cortas, aunque el disco sirve como un buen aperitivo mientras se sube al escenario. En los cuatro discos anteriores, La Macanita ha trabajado con grandes productores. A la luna nueva (1989), que inauguró su discografía, contó con el tutelaje musical de Pepe de Lucía. Luego publicó Con el alma (1995) y en 1998 arrancó su colaboración con Ricardo Pachón, en Jerez, Xerez, Sherry. Tras trabajar con Isidro Muñoz (hermano de Manolo Sanlúcar) en 2002, en La luna de Tomasa, vuelve ahora con Pachón.

De Ricardo Pachón diré, para quienes aún no le conozcan, que fue uno de los precursores (por no desmerecer las inquietudes de muchos artistas de la época) del acercamiento del flamenco a otras músicas en los años 70. Bajo su mando se grabó el célebre La leyenda del tiempo de Camarón de la Isla (artista con el que La Macanita cantó de niña), disco que además cumple 30 años en estos días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: