Deja un comentario

Los ‘Vientos flamencos’ de Jorge Pardo

El nuevo trabajo de Jorge Pardo (Madrid, 1956) es arriesgado. Él es un músico valiente, siempre lo ha sido, porque antepone la creación, la música que le nace del corazón, ante cualquier otra cosa. “No hay ni música grande ni chica ni buena ni mala, sino sentida y disfrutada y precisamente para todos vosotros, a parte de para mí mismo, es para lo que muevo mis dedos en una flauta y mi cerebro y mi corazón en una cuerda floja”, dijo ayer a sus admiradores en ELPAÍS.com.

Y digo lo de arriesgado porque Pardo, que en su trayectoria ha logrado que la flauta suene como un instrumento más en el cuadro flamenco, intenta aquí que la travesera sustituya al cante, que cante en lugar de la voz. Ya lo hizo en la primera entrega de Vientos flamencos, así que para muchos no será una sorpresa.

Este nuevo trabajo, editado por Flamenco World Music, discográfica del portal Flamenco World es una colección de canciones más que un disco con una idea global desarrollada a través de sus temas. “No es una obra en sí misma, sino una colección de pequeñas obras”, explica. Es por esto que Pardo clasifica los cortes de este disco en carpetas de trabajo y de cada una de ellas presenta algunos elementos: bulerías, rumbas, soleares, guajiras, pero también un pasodoble, un joropo o composiciones clásicas como La danza del Fuego, de Manuel de Falla o Cádiz, de Isaac Albéniz.

Tiene una carpeta de composiciones propias que él llama Mis palos, otra en la que homenajea a Camarón, una de pasodobles, de pensamientos (también de composiciones propias) y otra en la que se hace acompañar por los otros dos pilarse del trío (Carles Benavent -bajo- y Tino Di Geraldo -percusión-) y también por Rubem Dantas, el percusionista brasileño responsable de que el cajón peruano, tras una cierta transformación en su estructura, se haya convertido en un instrumento flamenco. (Del trío, por cierto, se ha publicado recientemente Sin precedentes, el segundo trabajo discográfico -primero en estudio- de este grupo de músicos que navega en las aguas del jazz y el flamenco, más jazz que flamenco en esta ocasión).

Sería sorprendente que alguien no conociese aún la figura y trayectoria de Jorge Pardo. De él siempre se destaca que ha sido uno de los músicos del grupo de Paco de Lucía durante más de 20 años o que acompañó a Camarón de la Isla con su flauta en la grabación del mítico La leyenda del tiempo y en el escenario varias veces. Se distingue por ser un músico abierto, en sus aventuras musicales y en su oído para otros músicos. Tanto que, más allá de la etiqueta flamenca y jazz que le definen, su trayectoria pasa por una grabación con Las Grecas con 17 años o con Mecano en el popular Cruz de navajas. Tampoco podría obviarse su relación con el jazz. Ha compartido escenario con músicos como Pat Metheny y Chick Corea.

Y después de infinidad de grabaciones, ahora vuelve con algo propio. “En este disco hay desde sueños muy personales y fieles a su primera idea hasta delirios que han ido creciendo en el propio proceso de grabación”. A lo que dice Pardo no hace falta añadir mucho. “Un disco termina siendo un sueño colectivo, de toda la gente que interviene en ese disco e incluso otros que, por influencias que llevas a esa obra o que cualquiera de los músicos que interviene lleva a esa obra, aparece en el disco. Pero cada obra tiene sus particularidades, incluso cada pieza dentro del disco”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: