Deja un comentario

Viaje a La Unión

El foco del flamenco se coloca esta semana en un festival que cumple medio siglo y, por tanto, puede ser considerado ya veterano. Es el Festival de Cante de Las Minas de La Unión, que tiene lugar en esta pequeña localidad murciana (17.700 habitantes según el censo de 2009). El pistoletazo de salida lo da el jueves el pregón, y las actividades paralelas organizadas en torno al festival de flamenco, pero no habrá cante, toque ni baile en los escenarios hasta el jueves, día en el que el Ballet Nacional, acompañado del piano gaditano de Chano Domínguez y la voz trianera de Esperanza Fernández, arranquen las galas.

El festival tiene dos partes. La primera, está dedicada a las galas, en las que actúan artistas flamencos de renombre, aunque no tengan necesariamente una conexión ni con los cantes de levante que este festival trata de reivindicar ni con La Unión. Eso sí, son grandes nombres del flamenco, y muchos de ellos dominan los estilos levantinos. Este año serán: Paco de Lucía, Miguel Poveda, Mayte Martín, José Mercé, Manolo Sanlúcar, Israel Galván, Enrique Morente y el ya mencionado Ballet Nacional.

Después dará comienzo el concurso, el verdadero sentido y plato fuerte del festival, por lo que fue creado en 1961. Dice la nota de prensa facilitada por la organización del festival que este año se han inscritos más participantes que nunca: son 143 los aspirantes, de hasta seis nacionalidades distintas, que no deja de darle un punto de exotismo.

Es curioso que el concurso, al que progresivamente se le fueron añadiendo categorías, se crease para fomentar la difusión y conservación de un tipo de cantes de la zona. Aunque hoy premian la ejecución de la guitarra y el baile, el concurso nació por el cante, y esta categoría sigue siendo la más importante. La Lámpara Minera, máximo galardón, se entrega al cantaor que mejor acometa las mineras o cualquier otro cante minero.

Son cantes de difícil ejecución: requieren del cantaor de mucho dominio de la voz, ya que se fija mucho en los cuartos de tono y es fácil perder la afinación. Además, también requieren de un fuerte control de la respiración, ya que los tercios son largos y hay que sostener las notas y cargarlas de sentimiento. Y digo que es curioso que esto ocurriese hace 50 años, cuando hoy no se puede considerar completo a ningún cantaor que no sepa ejecutar con corrección una minera, una taranta o una cartagenera. Habrá que concluir que ha conseguido su objetivo.

En este festival han arrancado artistas que hoy gozan de una gran consideración de parte de crítica y público: Vicente Amigo, Mayte Martín, Miguel Poveda, Rafael Cañizares y los bailaores Javier Latorre, Israel Galván o Rafael Campallo. No quedan plazas hoteleras libres en La Unión, así que parece evidente que el flamenco se vivirá en la calle.

Este blog se traslada a Murcia, pues, para narrar lo que allí ocurra. Próxima conexión: el jueves.

Y para ir abriendo boca, dos maneras de abordar la minera. La primera, de Camarón, que sin ser de La Unión, dominaba los cantes levantinos y los interpretó y grabó en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera.

La segunda, la de una promesa, Rocío Márquez, una joven cantaora que triunfó hace dos ediciones en el festival:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: