Deja un comentario

La Tremendita, de estreno

Es una cantaora joven. Rosario Guerrero, La Tremendita (Sevilla, 1984), hija de Juan el Tremendo, se abre camino en el flamenco. Tiene una voz potente, personal, que sabe utilizar modulando, matizando, pese a su juventud. Una voz que suena a viejo y recuerda, por momentos, a su admirado Caracol. Arrancó, como muchos otros cantaores de su generación, dándose a conocer en peñas y concursos, y después, unas colaboraciones con el baile muy bien elegidas, la pusieron en el mapa. Ahora presenta su primer trabajo discográfico, A tiempo, publicado por Harmonia Mundi, y elige el mejor escenario posible para mostrarlo al mundo: el de la XVI Bienal de Flamenco de Sevilla. El lunes 4 de octubre estrena su primer disco en las tablas del Teatro Central.

El disco se llama A tiempo porque por mí hubiera grabado hace ya 10 años, pero creo que las cosas vienen justo en su momento, de la manera en la que tienen que venir y con quien tienen que venir”. Así lo explicaba Rosario en una entrevista celebrada en Sevilla a principios de mes, para un suplemento sobre la Bienal que se publica con EL PAÍS mañana.

Tiene 12 temas, parte es tradicional, rescatado del pasado y parte son composiciones mías”, explica. “No quería hacer un disco de composiciones mías como primer álbum porque me parece demasiado pretencioso y además me parece renegar un poco de lo que he hecho hasta ahora, porque realmente me he alimentado de lo que ya existía. Por otra parte he querido dejar grabado el interés y la inquietud que tengo yo en la música: composición, arreglos…” Y añade: “En el primer álbum tampoco he querido ir más allá, sólo reflejar mi concepto de la música, del flamenco”.

La Tremendita es una cantaora inquieta, y curiosa. Le gusta investigar el folklore español porque, dice, el flamenco hunde su raíz ahí. “Si te pones a investigar te das cuenta de que muchas de las cosas que cantas viene de ahí”, explica. Se declara una enamorada de la guitarra, instrumento que domina y sin el que, afirma, no podría trabajar, y le interesa todo lo que implica la música: la interpretación, la investigación, la composición. Este primer disco es tan personal que ella misma se ha implicado en las labores de producción, en las que le ha acompañado José Reinoso, pianista, compositor y productor de jazz uruguayo afincado en Barcelona.

Lo mejor que tiene el disco es que se ha hecho en diez días, lo hemos grabado en Barcelona, me llevé a todos los músicos allí y se han hecho tres tomas de cada tema, y de estas tres tomas se ha elegido una. No quería un disco muerto, ni luz de palmas, lo que mejor tiene este disco es que está vivo, podrá tener fallos, se podrían haber elegido otros temas, pero es el momento, se ha grabado lo que ha sido ese momento. Hay un tema que hemos grabado a piano y yo estaba cansadísima, con la voz rota de los diez días, pero realmente lo he dejado porque fue eso lo que ocurrió”.

“A nivel musical lleva arreglos diferentes, no he querido utilizar los instrumentos de siempre”. Junto a Rosario han estado músicos procedentes del jazz y del flamenco: el trompetista Raynald Colom, los guitarristas Salvador Gutiérrez y Antonio Rey (con los que Rosario suele actuar en sus recitales), el bandoneonista Marcelo Mercadante y el percusionista Paquito González.

Pero además, cuenta con una colaboración de excepción, la de la bailaora Rocío Molina, con la que Rosario tiene una relación muy especial. La Tremendita ha formado parte de los últimos espectáculos de la bailaora, Oro viejo y Cuando las piedras vuelen (que también estará en la Bienal, el próximo domingo 18 de septiembre), del que además, la cantaora, es la directora musical. “El trabajo que presenta ahora he hecho yo toda la dirección musical y es todo del folklore”, explica.

Es una voz nueva, rica, que apenas comienza, pero que, si sabe trabajar y continuar profundizando, tendrá una larga carrera, como las que tuvieron algunas de las personalidades flamencas a las que admira: “Manolo Caracol es uno de los cantaores que más me emocionan y además de ser cantaor fue artista. Es un referente porque además, en aquella época, llevar el flamenco al piano, la manera de cantar, de pie, como Pepe Marchena, este tipo de cantaores que han creado tanto en el escenario me aportan muchísimo.

Después, Camarón para mí es un genio, todo lo que pasaba por él, de manera consciente o inconsciente, lo hacía de él.

Pero sobre todo me ha aportado la guitarra: desde Montoya a Sabicas, Paco de Lucía, Vicente Amigo, Tomatito… Si me tengo que motivar con algo para ponerme a ensayar es con un disco de guitarra”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: