Deja un comentario

Fiesta flamenca por África

La fiesta flamenca que cada año promueve Carmen Linares para recaudar fondos para África, celebró anoche su cita anual. El Auditorio Marcelino Camacho, el de CC OO de Madrid, estaba hasta la bandera de público, pero eso no impidió que la noche transcurriera como una reunión entre amigos lo que se anunciaba como Festival Flamencos por Gambo, con unos artistas entregados que disfrutaron de la noche tanto como los asistentes. El humor del presentador del evento, Juan Luis Cano, mantuvo interesado al público entre actuación y actuación, nada sencillo, teniendo en cuenta que fueron cuatro y de estilos diferentes.

Después de una introducción en la que un representante de la Fundación el Alto, ONG responsable del proyecto y por lo tanto gestora de lo recaudado anoche, describió las actividades a las que iban destinadas los fondos, el cantaor jerezano Londro abrió fuego. Acompañado a la guitarra por Salvador Gutiérrez, que demostró su calidad no sólo con él, sino con todos los artistas de la noche, el jerezano, que acaba de estrenar su primer disco, Luna de enero, hizo una pequeña presentación de su cante. Y digo pequeña por breve, no por calidad. Con una trayectoria como cantaor para el cante, el jerezano tiró de oficio y tradición en sus cantes: pregón, soleá, alegrías y bulerías. La principal baza de este cantaor es sin duda su voz, que aunque no alcanza una amplia tesitura, tiene un metal especial, poco común y que causa emoción sin grandes alardes. Anoche mostró su saber hacer, que luce especialmente en los tonos medios.

Tras Londro salió al escenario la gran señora del cante, Carmen Linares, que también eligió para la noche cantes tradicionales por tangos, elegantes y rítmicos, elegantes, como lo es siempre el cante de esta gran dama. Invitó al escenario después a Jorge Pardo, que actuaría más tarde junto a Benavent y Di Geraldo, y con él improvisó una taranta (en la flauta de Pardo) y cartagenera (en la voz de la de Linares). Le siguió una toná, el escalofriante Con su voz incluido en su homenaje al poeta Juan Ramón Jiménez Raíces y alas unida a un cante por seguiriyas. Cerró por cantiñas, de nuevo el ritmo, la fiesta, y las ganas de seguir, que acompañó el baile de Adolfo Lobato (que junto a Ana Mari González también hizo las palmas de todos los artistas).

Tomó el relevo Tomasito, que volvió a demostrar una vez más su flamencura y al mismo tiempo libertad. Entró al escenario al compás de unas palmas que contagió al público, deseoso de unirse a la fiesta que él propuso. Acompañado de guitarra y palmeros, sobrevoló el flamenco más ortodoxo con sus pies y su gracejo cantaor. Una soleá punki, su Niño Robot y bulerías. Y paso al Trío, así, con mayúsculas. Carles Benavent, Tino di Geraldo y Jorge Pardo volvieron a demostrar ayer que no sólo son grandes músicos, sino también el trabajo conjunto de años.

El cierre, como es ley, puso a todos los artistas sobre el escenario. Por bulerías, todos disfrutaron de un último momento de encuentro musical, de solidaridad y entrega, entre ellos, con el público, con África.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: