Deja un comentario

El encuentro que no fue entre el flamenco y el kathak

No todas las mezclas funcionan. Es una pena. A veces, el diálogo, el encuentro entre artistas, no se da. Dentro del ciclo Los diálogos en el Alcázar, la Bienal de Flamenco pretendía mostrar anoche en Las Huellas el diálogo entre el flamenco y el khatak, una danza milenaria del norte de la India que se cree que traían los gitanos que primero llegaron a esta zona del mundo y que después desarrollarían el flamenco. Los elegidos para tal diálogo eran dos familias que llevan estas formas de arte en su ADN: los Farruco, de la parte flamenca (representados en Rosario Montoya, La Farruca, y su hijo pequeño, Manuel Fernández Montoya, El Carpeta y los Mishra, representados por Anuj Arjun Mishra, Smriti Mishra y Kantika Mishra, la generación número 13 de su familia dedicado a este arte.

Sin embargo, el anunciado diálogo no se produjo. El montaje repartió a partes iguales el protagonismo de los dos estilos, pero el encuentro, que tan sólo tuvo oportunidad de producirse entre El Carpeta y las dos bailarinas Smriti Mishra y Kantika Mishra, no se dio. Ni los músicos de ambas partes (situados enfrentados en el escenario) ni los bailarines se dieron réplica alguna, más allá de un diálogo de pies en el arranque de la escena entre el Carpeta y las Mishra y unos tímidos giros de las bailarinas mientras el bailaor se exhibía por bulerías.

Del flamenco de los Farruco hay poco que decir que no se haya dicho ya. Tienen un estilo profundamente definido, basado en la fuerza, en el control absoluto de los pies, que utilizan con destreza, compás y decisión, en los cambios de ritmo (de la pose más dramática al baile eléctrico) y de la pasión absoluta en cada movimiento. La Farruca hizo dos bailes anoche irreprochables: por seguiriyas y soleá, completamente salvajes y oscuros, entregadísimos, reivindicando una vez más el legado de su padre, Antonio Montoya, Farruco, que en ella está más vivo que nunca.

El Carpeta es demasiado joven para que le sea exigido nada. Baila con la raza de los suyos, hace un baile rápido, con temperamento, con un zapateado impecable, pero es lógico que aún le quede que adquirir recursos dancísticos, que los adquirirá con el tiempo. No hace ya una pataíta tampoco, ahora es una bailaor que puede defender perfectamente los palos que acomete. Bailó por tangos y por bulerías, y con su baile transportó al público que abarrotaba el Alcázar a una de esas fiestas más íntimas de los gitanos, esas en las que saltan chispas con la energía de los presentes.

El enlace entre las dos culturas, la india y la flamenca, lo puso el Teatro Tascabile di Bergamo, con una narradora que primero contó una historia para reivindicar las mezclas de músicas y el origen impuro del flamenco y más tarde cerró con un discurso poético sobre el amor. Pero es un espectáculo, dirigido por Tiziana Barbiero, que ha tenido poco tiempo de ensayo conjunto, según explicó en la rueda de prensa un día antes del espectáculo la directora de la Bienal, Rosalía Gómez, dado que, por la falta de presupuesto, hubo que reducir la idea original de hacer una residencia, un taller entre bailarines que durase un mes, a unos ensayos previos a la puesta en escena de anoche. “Mi flamenco siempre es mi flamenco”, explicaba entonces la Farruca, “aunque este no es el espectáculo que a mí me hubiera gustado hacer”.

El encuentro no se produjo y los solos (de khatak o de flamenco) eran de ritmos e intensidades diferentes. Donde el flamenco era salvaje, negro y dramático, el baile indio era más dulce en sus movimientos, con giros y zapateados (acaso esa sea la mayor conexión con el flamenco, además de una danza con el mismo compás de la bulería), pero introducidos por explicaciones (en inglés) del protagonista que rompían la intensidad y la atmósfera del momento dejado atrás por los Farruco.

(Fotos: Bienal de Flamenco)

FICHA ARTÍSTICA
Las Huellas, por La Farruca Compañía Flamenca & Anuj Arjun Mishra Kathak Company
Alcázar. Bienal de Flamenco. Sevilla. Jueves 6 de septiembre de 2012
La Farruca Compañía Flamenca
Baile: Rosario Montoya, La Farruca, Manuel Fernández Montoya, El Carpeta
Cante: Pedro El Granaíno, Mara Rey
Guitarra: Juan Requena
Violín: Bernardo Parrilla
Percusión: Paco Vega
Palmas: Octavio Lozano
Coreografía: La Farruca
Música: Juan Requena
Vestuario: La Faruca

Anuj Arjun Mishra Kathak Company
Bailarines: Smriti Mishra, Kantika Mishra y Anuj Arjun Mishra
Tabla: Vikas Mishra
Canto y Sarod: Hridya Desai
Canto y Armonium: Dharamnath Mishra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: