1 comentario

La luz de Rocío Márquez

La joven cantaora Rocío Márquez inauguró ayer un ciclo en la Bienal de Flamenco de Sevilla, Al Natural, compuesto por recitales en un espacio reducido, el Dormitorio Alto del Espacio Santa Clara, y en el que los artistas se presentan sin amplificación de sonido, esto es, cantando de viva voz. No se me ocurre una voz mejor para arrancar el ciclo que el de esta onubense, una voz de las llamadas blancas del flamenco, dulce y dominadora del trino, pero que precisamente más se duele cuanto más se recoge, una voz que elige el susurro en lugar del grito para transmitir todo lo que transmite el flamenco, una voz para degustar en silencio y en recogimiento.

Ella estaba muy emocionada, explicó, por formar parte del programa de la Bienal. Y acompañada por el toque impecable de Manolo Herrera, transmitió toda esa emoción en forma de cantes entregados. Arrancó por malagueñas rematadas en abandolaos, alargando los tercios y entreteniéndose en el trino, con voz contenida, disfrutando en cada melisma. Después, la guajira de Pepe Marchena introducida por una habanera (“así siento que mantenemos mejor el ida y vuelta”, explicó con una sonrisa para presentar el cante), unos cantes en los que su voz luminosa brilla especialmente.

Después, el homenaje a Pastora Pavón por tangos, pero pasado por el tamiz de su personal voz y estilo, matizado, paladeado. Aunque esta cantaora destaca en su cante susurrado, en los tangos explota y su voz se transforma en una daga que te atraviesa el pecho y hace asomar las lágrimas. Márquez hace un cante limpio, cuidado, que muestran no sólo su buen gusto y buen hacer, sino sobre todo su profundo respeto por este arte y un conocimiento tan amplio de los cantes que casi cabe decir que es impropio de una persona tan joven.

Tras los tangos, la caña, y después, una dedicatoria en un romance que es en realidad una plegaria que se transforma en seguiriya y que forma parte del reciente disco de la cantaora, Claridad, y en el que la guitarra llega a desaparecer para dar todo el protagonismo a una voz entregada en estos cantes al extremo, dejándose las entrañas, intensa y sin darse una tregua, pero sin recurrir a amaneramientos innecesarios.

Hizo Herrera un acompañamiento imprescindible para sacar más lustre aún a una voz que brilla con luz propia, acunándola, añadiendo sensibilidad y atmósfera, marcando el compás sin asfixiar el trino.

Para rematar un recital que por exigencias del guión no pudo durar más allá de una hora (la de ayer fue una tarde de agenda apretada en la Bienal), Márquez cantó por cantiñas y como no podía ser de otra manera, por unos fandangos desbordantes que domina y disfruta con soltura.

((Foto: Antonio Acedo / La Bienal))

Anuncios

Un comentario el “La luz de Rocío Márquez

  1. Querida autora: Mi nombre es Jesús Manuel Rubio, y soy autor de unos 30 poemas flamencos, aparte colaboro con una revista que se llama ACORDES DE FLAMENCO, y he creado un blog humilde en donde cuelgo Mis poemas flamencos.

    A Rocío le ví actuar en Directo cuando vino por primera vez a mi peña flamenca, “PERRO DE PATERNA”de Bolaños. Decirle que me encantó a mi, y a todos los presentes.

    Es una cantaora que tiene un enorme futuro en el flamenco y que a todos los aficionados a este maravilloso arte nos va a dar muchas alegrías.

    la dirección de mi blog por si desea visitarlo es la siguiente. http://www.almaflamenca.obolog.com
    Espero y deseo que le guste,

    Un cariños saludo y gracias por darme la oportunidad de visitar su pequeño rincón de sensaciones flamencas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: