1 comentario

El flamenco que lo eclipsa todo

En ocasiones, la calidad artística de los participantes en una representación es tal que lo eclipsa todo. Viéndolos en el escenario se le olvidan a uno dramaturgias, propuestas dramáticas y cualquier otra cosa y se deja llevar por el deleite que provocan. Eso nos ocurrió anoche, durante la puesta en escena de Aleluya Erótica. Federico García Lorca, una versión flamenca de una obra teatral, Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, de Federico García Lorca, en el Teatro Central de Sevilla, dentro de la programación de la Bienal de Flamenco.

Producida por TNT y dirigida por Juana Casado, esta adaptación reduce la obra al juego entre música, baile y cante, el baile y el cante dialogando, la música cubriéndolo todo. Con una escenografía cuidada, y protagonista (la bailaora se retuerce en una mesa, delante de una sugerente persiana o en una fuente que da inicio y fin a la obra), la propuesta se centra, finalmente, en unos intérpretes colosales, al punto de que se te olvida que esto era una obra de teatro de Lorca. Sin estos tres pilares que son Rosario Toledo, José Valencia y Dani de Morón y sin un conocimiento previo de la obra, difícil sería seguir la propuesta. Rosario Toledo lo llena todo con su baile descarado y a la vez de movimientos limpios, es callejera y es pasión, se entrega en la interpretación de un personaje que parte del silencio para darse a la vida. Baila a la muerte vestida de rojo con poderío y dominio de la escena. El diálogo entre zapateado y bastón del inicio de la obra encierra toda la propuesta: si el lenguaje de la actriz principal es el baile, su réplica la pone la voz.

Y qué decir de la voz: qué más da si se encaja en el personaje o no, si cuando esa voz se quiebra es imposible no emocionarse. Qué dominio de la taranta y granaína, de esas cantiñas antiguas, qué desgarro en la soleá por bulerías, y hasta el Pequeño Vals Vienés, que primero baila y luego canta, traído a su terreno. Valencia es un cantaor rotundo, lo diré una y mil veces, tiene conocimientos y capacidad, y anoche hizo una exhibición de cante flamenco siendo, como era, un don Perlimplín lorquiano.

Cierra el triángulo una guitarra poderosa, la de Daniel Méndez, con pasajes musicales deliciosos para enmarcar la escena, rematados en baile o cante. Entre sombras, la presencia del guitarrista de Morón es protagonista y termina de componer la escena dramática.

FICHA ARTÍSTICA
Aleluya erótica. Federico García Lorca. Rosario Toledo, José Valencia y Daniel Méndez. Teatro Central. Bienal de Flamenco de Sevilla. 20 de septiembre de 2012.

REPARTO
Don Perlimplín. José Valencia
Belisa. Rosario Toledo
Personaje simbólico. Dani de Morón

EQUIPO ARTÍSTICO
Música. Daniel Méndez (Dani de Morón)
Arreglos musicales. Emilio Morales
 Diseño de iluminación. Dominique You
Coreografía. Rosario Toledo y Juana Casado
Maquillaje y peluquería. Manolo Cortés
Realización de escenografía. Sergio Bellido
Vestuario. Carmen Granell
Adaptación, espacio escénico y dirección. Juana Casado

((Foto: Antonio Acedo / La Bienal))

Anuncios

Un comentario el “El flamenco que lo eclipsa todo

  1. El flamenco es muy grande, lo absorbe todo y lo aflamenca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: