1 comentario

Espectáculo Morente

El Autorretrato de Estrella Morente (Granada, 1980) se estrenó anoche sobre las tablas sevillanas. El Teatro de la Maestranza recogió, con algo más de medio aforo y muchas ganas por parte del público, el inicio de gira de la cantaora granaína en la que presenta en directo su último trabajo discográfico, el cuarto de su carrera. Fue un concierto con intención, de puesta en escena trabajada, con dos partes diferenciadas, un fuerte trabajo musical y de diseño.

estrellasevillaEstrella apareció sola en el escenario con bata de cola negra para hacer una primera parte más flamenca quizás, más recogida. Le sobraron ganas y su voz sonó limpia, afinada, poderosa en los tonos medios y sin mucho adorno, yendo al grano, sin detenerse para saborear los tercios o adornarlos con florituras.

Comenzó con el pregón de las moras, que en Autorretrato acompaña al piano Michael Nyman, igual que el Réquiem Le di caza al alcance, una pieza musical de Nyman a la que ella le ha puesto letra con un poema de San Juan de la Cruz. Cantó con emoción y potencia, pero para un momento tan íntimo y personal hubiese sido interesante escuchar su voz cruda, sin arropamiento musical, demostrando los mimbres de los que está hecha esta artista, la última diva del flamenco. Estrella eligió anoche hacer un espectáculo para todos los públicos, no exento de flamencura, pero sobre todo expansivo, de canción más que de cante.

El guitarrista jerezano Alfredo Lagos acompañó a la cantaora en unas sevillanas de sabor antiguo, Fernando camisa, marcadas con las castañuelas de la granaína, rápidas, seguidas de una soleá y unos tientos para los que Estrella siempre se mira en el espejo de su admirada Pastora Pavón, La Niña de los Peines.

estrella_morente_autorretra

Motoyita, acompañante habitual de la cantaora, tomó el relevo del jerezano para acompañar a Morente por peteneras – soleá (en las que Estrella quiso homenajear a su padre Enrique eligiendo algunas de las letras de su repertorio pasadas por su personal tamiz vocal y de interpretación) y en unas seguiriyas que marcaron el parteaguas del concierto, el momento de quiebre, de intensidad, de enjundia flamenca en la voz de la cantaora.

Un interludio de percusiones abrió la segunda parte del recital, ahora espectáculo, con mucha música, mucho teatro y un flamenco más diluido. Y a pesar de eso, de nuevo, hubo una declaración de intenciones, eligiendo una de las perlas de Enrique Morente para el momento: La Estrella, deliciosa en la guitarra de Motoyita, íntima y doliente, que creció y se diluyó un poco en la incorporación del resto de instrumentación. Arreglada en Autorretato por tangos (también anoche), la versión de Estrella, siendo hermosa, falta de cierta emoción en el desgarro y angustia de la versión de Enrique. Es esta una Estrella más orientada a la belleza y al disfrute que a la inquietud y desasosiego que provocaba la otra, bellas las dos.

Esa emoción diluida recorrió toda la segunda parte del espectáculo. La cantaora fue más cantante y showwoman que cantaora, y en todo el recital, se sintió cómoda en los tonos medios y no se movió mucho de ahí, le puso empeño y pasión, pero fue sobre todo dueña de la escena. Incluso prefirió cantar de pie casi todo el recital, libre para bailar, con pose y paso estudiado.

La Habanera imposible, en el disco interpretada a la guitarra por Vicente Amigo, quedó como una preciosa y musical canción por bulerías. También los Tangos toreros compuestos por Estrella, y salvo en las bulerías, que recuperaron el tono flamenco, la fiesta se diluyó en un buen concierto (que no es poco, pero no es suficiente en una flamenca como esta). Ahora Estrella dejó atrás la bata de cola y vistió de blanco, con un apropiado vestido de flecos que le ayudaba en esa expansión de alegría y baile que fueron las sevillanas que ha dedicado a Lola Flores en su último disco como por rumbas (sonaron Canción del bembón y Cuba Cai de Autorretrato).

Lástima que olvidara Estrella presentar a los músicos y que no se repartiese en el teatro el socorrido programa de mano, en un espectáculo tan ensayado y orquestado como este. Y digo lástima de olvido, pues hubiera sido un justo y digno reconocimiento unos músicos que pusieron entrega y calidad para estar a la altura de la cantaora.

Tras Sevilla, ahora Estrella recorrerá algunos de los mejores teatros del país con esta gira de presentación. La parada siguiente es Barcelona y su Palau de la Música, el próximo día 16 de febrero. El resto de fechas puede consultarse en la web de la artista.

Anuncios

Un comentario el “Espectáculo Morente

  1. Delicioso, el espectáculo y la crónica. Haré lo posible por disfrutarlo en directo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: