2 comentarios

Maestro Paco de Lucía, que estás en los cielos

Hoy es el día. Millones de palabras para despedir a Paco de Lucía. No podía ser de otra manera. Si lo fuera, todos nos estaríamos quejando. Es de justicia.

paco-colita El legado de Paco de Lucía es de tal importancia, es tan importante y tiene tanto peso, que es imposible hablar del flamenco de la segunda mitad del siglo XX sin mencionarle. Y no solamente por su toque flamenco, que también. Es quizá esto lo más evidente: fue un virtuoso de la guitarra flamenca. O quizás podamos decir de la guitarra, sin adjetivos. Porque con su toque no solamente logró la admiración de aficionados y artistas flamencos, también de los ajenos a este arte: podríamos escribir una lista interminable de los que reconocieron (y reconocen) su talento públicamente. Cosa bien sabida es: Paco de Lucía saca de las cuerdas un sonido nítido, limpio y claro cargado de rabia y emoción y a una velocidad de vértigo.

Tanto así, que uno de sus legados es precisamente ese: aceleró el flamenco. Paco de Lucía, que siempre decía que de niño tocaba la guitarra con rabia por el desprecio que él sentía que había hacia el flamenco de la música culta (como si el flamenco no lo fuera), y que siempre quiso demostrarle al mundo que se puede ser un gran guitarrista, un virtuoso, desde el flamenco. Y desde su consagración, todos los guitarristas se han visto influidos por su velocidad, por su rabia, por su virtuosismo, algunos de manera consciente queriendo alcanzarle como si de una carrera se tratase, otros de manera inconsciente, acelerando un poco sus composiciones quizás. Todos admirándoles, todos reconociéndose en él.

Pero Paco de Lucía no es solo virtuosismo. No será recordado solamente como el enorme guitarrista que ha sido, sino porque lo cambió todo. Recuerdo a Juan Carlos Romero contándome, en una entrevista, cómo hoy en día es prácticamente imposible hacer un recital de guitarra de solamente eso, guitarra. Cómo ni el público ni los programadores consideran esta opción, como si se hacía, por decir, en tiempos de Sabicas o de Diego del Gastor. Y esto, en gran medida, es consecuencia de la revolución que supuso Paco de Lucía. Introdujo nuevos instrumentos para el flamenco, fundamentalmente en la percusión (sí, todo el mundo tiene en la cabeza el cajón peruano que Paco de Lucía transformó en flamenco, pero no fue el único) y, tras su despegue en solitario y después de la etapa junto a Camarón, fue Paco de Lucía el pionero en organizar conciertos en torno a la guitarra prácticamente orquestales: guitarras de acompañamiento, percusión, voces de acompañamiento y hasta baile. No hay absolutamente nadie, en el flamenco, que hoy en día no lo haga.

Tampoco en las grabaciones: Paco de Lucía le dio la vuelta a la tortilla y convirtió a la voz, origen absoluto y esencia fundamental del flamenco, en acompañamiento para la guitarra. Elegía para sus discos siempre voces brillantes, agudas, de regusto agitanado e invirtió la ecuación: el lugar de la guitarra dejó de ser el acompañamiento a la voz, la que daba tono y respiración al cante (y dejaba ver su virtuosismo en esas pausas de voz) para que la voz fuese ese acompañamiento en sus discos de guitarrista. Y de ahí, todos los guitarristas solistas le siguieron (y le siguen).

Y luego está su trabajo con Camarón. Punto y a parte. Imposible no nombrarlo. Si ha habido una colaboración artística relevante en el flamenco de las últimas décadas, esa es la de estos dos genios. Talento en plena ebullición que se auto alimenta, dos grandes admiradores el uno del otro, que, cuando uno los oye, siente cómo uno inspiraba al otro y le hacía esforzarse para lograr cotas más altas. De esto, hay tan poco que decir… Tan sólo quizás, que no se debe ser aficionado al flamenco sin escuchar y volver siempre a sus discos.

Y precisamente igual que ocurrió con Camarón, su influencia ha sido tan grande, su legado tan importante, su propuesta tan revolucionaria que hoy resulta difícil encontrar un guitarrista que desarrolle una personalidad artística sin seguir la estela de este gran maestro. Lo menos relevante, dentro de su grandeza, es su inmensa calidad como guitarrista (difícilmente igualable): el gran peso de Paco de Lucía es el impacto tan fuerte que ha tenido en las generaciones posteriores, tanto así, que aún habiendo diferentes escuelas en el toque flamenco, difícilmente escapan estas de la influencia de este genial maestro.

Cuando muere alguien a quien admiras, a quien reconoces una posición elevada en el mundo por sus logros (conscientes o inconscientes), sientes esa muerte de una manera muy profunda. No es como la muerte de un familiar, pero se puede comparar con esta en el vacío que deja. Se va un referente al que acudir cuando te pierdes. Ocurre cuando son pensadores, teóricos, ideólogos, revolucionarios. Pero si además de todo eso, se va un artista, te deja un vacío en los sentidos. De Paco de Lucía siempre nos quedará su obra grabada, claro, pero nunca más le sentiremos cerca en un escenario. Nunca más podremos acudir a él cuando necesitemos sentir ese dolor, esa rabia, que nos transmite su guitarra. Nunca más podremos preguntarle para saber qué camino es el adecuador. Citando a Perogrullo, claro es que cuanto más tiempo está uno en esta vida, más ausencias tiene.

Anuncios

2 comentarios el “Maestro Paco de Lucía, que estás en los cielos

  1. Sintético, certero y sentido tu homenaje. Ojalá no hubieras tenido que hacerlo nunca.

  2. Excelente nota, Ángeles. Todavía recuerdo el primer concierto de Paco de Lucía en la ciudad de México, me parece que en Bellas Artes, hace como 30 años. Solo en el escenario, con su guitarra, este hombre que no hablaba nos tuvo en vilo dos horas, como el oficiante de un culto al que inevitable y gozosamente entregabas alma, corazón y sentidos. Ese silencio, igual que la soledad, se rompieron unos instantes cuando presentó -si no me equivoco- a Ramón de Algeciras, que lo acompañó una o dos piezas. Esa noche, en lo musical, cambió mi vida.
    Efectivamente, se ha ido un referente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: